Masaje para Bebés: nuestra Experiencia

Masaje para Bebés: curso de masaje para bebés, nuestra experiencia y cómo hacemos masaje para bebés

La piel es nuestro órgano más grande. Es el primero que siente al nacer y el último que se apaga al morir. go here Aprender a hacer masaje para bebés ha sido una experiencia bonita para nosotros. Y además muy útil. ¡Hoy te contamos por qué!

Masaje Para Bebés: ¿qué es?

Lo primero que hay que entender es que el masaje para bebés http://ezeta.com.ar/index.php?option=com_content no es un masaje terapéutico. Es decir, no es como cuando de adultos vamos a un fisioterapeuta o masajista para liberar contracturas, tratar lesiones…

follow El masaje para bebés es muy suave. Son casi caricias al bebé y su objetivo es fomentar el contacto entre madre/padre y bebé.

El masaje se divide por zonas: piernas, tripa, brazos, pecho, cabeza y espalda. Es difícil conseguir hacer el masaje de todo el cuerpo completo al bebé. Y, además, este no es el objetivo del masaje. 

Los principales movimientos del masaje para bebés que hoy en día aprendemos procede de la observación de Vimala McClure de cómo se daban masajes a bebés en un orfanato de La India.

Si quieres saber más, te recomiendo estas lecturas:

Precio: Producto no disponible

Beneficios del Masaje para Bebés

Entonces, ¿tiene beneficios el masaje para bebés? ¡Pues claro! Muchísimos. En una de las sesiones de nuestro curso de masajes para bebés de hecho vimos que hay beneficios a varios niveles:

  • Para el bebé
    • refuerzo del apego seguro
    • desarrollo sensorial
  • Para los padres
    • refuerzo del apego
  • Para la familia
    • momentos de ocio conjunto
    • herramienta de comunicación
    • ayuda para reforzar vínculos
  • Para la sociedad
    • enseñar a nuestros hijos a que deben dar permiso para que cualquiera les toque
    • hacerles sentir bien con su cuerpo, aceptarse tal y como son
    • niños más seguros

Y estos son solo algunos de los que me acuerdo ahora 🙂 Hay muchos más beneficios explicados en la página de la AEMI, la asociación española del masaje infantil.

En esa web además encontrarás talleres gratuitos en toda España para informarte mejor sobre el masaje infantil.

¿Merece la pena hacer un curso de Masaje para Bebés?

Hoy en día puedes encontrar online mucha información para aprender a hacer masajes a tu bebé. Entonces, ¿merece la pena entonces hacer un curso presencial?

Sin embargo, hay formaciones que merece la pena hacer de forma presencial. La de Baby Led Weaning, primeros auxilios y masaje para bebés son algunas de ellas.

En concreto, creo que hacer un curso presencial de masaje para bebés tiene sus ventajas:

  • No son cursos muy caros. El nuestro tenía un formato de 5 sesiones de tarde por unos 80€. Aunque nos lo regalaron en mi oficina (un regalo ideal para una pareja embarazada, por cierto!). También los hay en fin de semana, intensivos un día…
  • Son un momento de relax en familia a la semana. Nuestro curso nos permitió estar los 3 juntos, centrados en una cosa a la vez durante las semanas que hicimos el curso.
  • Es un espacio para conocer otras familias. Nunca está de más añadir a nuestra lista de contactos otros papás y mamás con bebés.
  • Puedes consultar con el/la profe dudas, preguntarle por movimientos específicos para las necesidades de tu bebé…

Si te interesa saber dónde lo hicimos, fue en Mamayoga, con Raquel, instructora oficial de la AEMI. Si vas a hacer un curso de este tipo, que sea con alguien formado.

¿Cómo Usar el Masaje para Bebés? Nuestra Experiencia

Lo más importante después y durante se hace el curso de masaje para bebés es practicar. Con la práctica descubres qué le gusta a tu hijx.

En nuestro caso, nos dimos cuenta de que a BebéPunk le ayudaba el masaje a prepararse para dormir. OJO: no es que le relaje. Pero si en un primer momento por la noche no consigue dormirse al pecho, le dejamos jugar un rato y cuando empieza a tranquilizarse otra vez, hacemos el masaje. 

Es importante ese punto: que esté activo pero no demasiado y que esté buscando relajarse pero no con muchísimo sueño y quiera dormir directamente.

Hasta ahora, y en esos momentos, estamos haciendo masaje en la tripita y en las piernas. Yo creo que cuando haga un poco más de calor incoporaremos la espalda.

 

El masaje es IDEAL para que el bebé y el papá compartan un rato juntos. Aunque nosotros lo hacemos ambos, intentamos que sea más veces algo que hace con PapáPunk.

Otro ejemplo de cómo integrarlo en el día a día. Os dejo un post del otro día de Miriam Tirado, en el que habla sobre por qué (y cómo) hace masajes en los pies a sus hijos.

Y tú, ¿has aprendido alguna vez a hacer masajes para bebés? ¿Cómo los has integrado en vuestra rutina familiar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *