Constipado Bebé + Mamá: ¡así hemos sobrevivido!

Constipado bebé: así estamos sobreviviendo - trucos, consejos e ideas

Este fin de semana hemos sobrevivido -o en ello estamos- a nuestro primer constipado de bebé y de mamá. Y es que no es lo mismo estar malos por separado que juntos. Ambos a la vez puede ser un infierno. Te cuento cómo hemos sobrevivido.

Bebé Constipado y…

Pues sí, hemos caído los dos a la vez. BebéPunk se ha constipado porque yo se lo he pegado. Y mira que lo mío fue una tontería de garganta un poco seca y cuatro mocos…

… pero volvió el frío y el viernes mi constipado aumentó y empezó el de BebéPunk. Aunque hemos tenido MUCHA suerte y no ha tenido fiebre. 

Pero nos ha coincidido con una especie de vuelta a la crisis de los 3 meses en la lactancia. Cualquier cosa le interesa más que comer. Hasta un cojín verde soso que tenemos en el salón.

De hecho, la cosa ha evolucionado tan a peor que desde hoy mismo, solo come si estamos tumbados en la cama. Porque si no, rechaza el pecho o se engancha y se suelta a los 30′, bastante enfadado y llorando.

Lo cual, no ha mejorado con la llegada de los mocos este fin de semana. El viernes empezó a ahogarse al mamar por la noche y ahí yo sí que me veía feneciendo. Porque si no come sentado, ni en postura de cuna, ni biológica… y ya encima los mocos nos quitaban la que sí nos valía…

Las cosas así, el fin de semana ha sido para mi un auténtico infierno. Y es que no es lo mismo estar tú mal y que el bebé esté bien (que el padre te da tus momentos de relajo). O al revés: que el bebé esté mal pero tú estar al 100% y sentir que puedes lidiar con ello.

Pero puedo decir que – creo – que hemos sobrevivido. ¿Cómo? Vamos a ello

Cómo Hemos Sobrevivido al Primer Constipado del Bebé

Básicamente, aceptando nuestras humanas limitaciones y respirando mucho:

  1. Quedándonos en casa. Además de porque el tiempo no acompañaba, porque yo floja y el bebé tiquismiquis, no es la mejor combinación para salir a la calle. Ha sido un rollo repollo. Porque claro, eso de encender una pantalla mientras él esté despierto es iMPOSIBLE. De hecho, escribo los posts solo cuando duerme o me hace la niña del exorcista en la mochila. Este fin de semana hemos visto Coco de Pixar, y admitiendo que mirara a ratillos…
  2. Cocinando. Una de las claves para poder llevar mejor estas crisis, para mí, es sentir que me alimento medio bien. Y para eso hay que cocinar. PapáPunk se fue el sábado a por víveres y nos preparó quiche, cremas de verduras, lentejas… Así nos quedó no solo el fin de semana cubierto, sino parte de mi semana. Que se anunciaba durilla, y la cosa se está cumpliendo.
  3. Lavados nasales. Para mí. Los hago con un chisme que me recomendó mi suegro y que es gloria bendita. Hay que comprar unas sales, disolverlas en agua tibia y con el chirimbolo, hacerse el lavado nasal. Si no lo has probado te lo recomiendo MUCHO para tu próximo constipado. Al BebéPunk le ponemos suero 2-3 veces al día y le aspiramos mocos, pero solo cuando se los vemos asomar.
  4. Aromaterapia. Estamos usando aceites de la línea de bebé de Pranarom. En concreto este en 3 gotitas cada día, mañana y noche, en las plantas de los pies de BebéPunk. Y las gotitas de la misma línea en el difusor. Llevamos aproximadamente un mes utilizándolo y la verdad, creo que nos ha ayudado a los dos a reforzar nuestro sistema inmunitario.
  5. Con chocolate. Nutricionalmente, la adicción al chocolate que me ha dado en el postparto sigue siendo uno de mis grandes problemas. Lucho cada día contra él, pero aún no consigo vencerlo. PapáPunk se enfada conmigo, pero no puedo hacer otra cosa. Este fin de semana, él mismo se rindió a la evidencia y me compró un par de tabletas de chocolate para poder sobrevivir.
  6. Baño calentito juntos. El momento más guay del fin de semana ha sido llenar la bañera de agua caliente y bañarme con BebéPunk. La última vez que lo hice fue… ¡con él dentro de mi y con contracciones! Ha sido un momento emotivo y divertido.

Y vosotras, ¿cómo sobrevivís cuando estáis malas y vuestrxs hijxs también?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *