¿Qué hemos comprado para el Bebé? [POST + VÍDEO]

Compras Bebé: Cómo comprar solo lo necesario para el bebé

Las compras para el bebé son el marrón más grande que te llega con el embarazo. Bueno, el segundo marrón más grande después del tema de elegir el nombre. Nosotros hemos adoptado una actitud muy zen y minimal: comprar las menos posibles y heredar lo que podamos. Hoy os enseño y os cuento qué hemos comprado para el bebé. 

¿Cuándo empezar a comprar cosas para el bebé?

Nosotros hasta el séptimo mes no hemos empezado realmente a revisar “qué nos haría falta” y comprarlo. Básicamente, coincidiendo con mi baja laboral y las vacaciones de PapáPunk.

A estas alturas del embarazo, evidentemente, ya teníamos cosas. Porque nos las habían regalado la gente que nos quiere (gracias ❤️) o porque nos las han traspasado amigxs con niñxs que ya nos las van a utilizar (gracias ❤️). Asique a estas alturas ya teníamos:

    • Ropita de bebé. Heredada fundamentalmente y algunos regalitos como trajecitos de primera puesta en el hospital. También de la que ha hecho mi madre como baberos y similares.
  • Una maravillosa minicuna. El nuestro será el tercer bebé que la utilice. Estamos encantados de poder continuar este ciclo de reciclaje 🌿
  • Bandolera de anillas para porteo y mochilas para más mayor.
  • Cojín de lactancia.
  • La base de gomaespuma del cambiador y algunas fundas.
  • Etc. Etc. Etc.

Con todo esto listo, heredado y orgullosamente reciclado, ¿para qué comprar más?

Entonces, ¿qué hemos comprado para el bebé?

Con este panorama, hemos comprado muy muy pocas cosas para el bebé. Consiguiendo nuestro objetivo: adelantar poco y esperar a que la experiencia, el día a día y conocer a nuestro hijo nos ayuden a decidir qué necesitamos comprar.

  • En cuanto a ropa, puedo deciros que le he comprado solo 6 conjuntos de camiseta+pantalón, 2 camisetas (porque eran de super héroes), 1 gorrito de forro polar fino (también era de super héroes) y unas zapatillas que veréis en el vídeo de hoy. El vídeo va de algunas de estas compras, que incluyen mi experiencia comprando online en PatPat y en AliExpress.
  • En cuanto a cosas para la casa, hemos comprado un organizador de cambiador de Munchkin (éste, de hecho) que con 4 clavos está en nuestra cajonera-cambiador. También hemos comprado la bañera de Stokke que nos gustaba desde hace meses y al final ha sido la que mejor encaja en nuestro baño liliputiense.
  • Para la minicuna no teníamos sábanas, asique he comprado un juego de sábanas de minicuna. También un protector para los barrotes y una mantita. Bueno, y un peluche, que me da que va a ser más para mí que otra cosa. Esta compra la hicimos en Experiencia Bebé de Sabadell, y ha sido sin duda la compra más cara de las que hemos hecho para el bebé, superando estas tres cosas los 100€. Solo el protector de cuna ha costado unos 55€, pero nos servirá para esta cuna y para la siguiente 😉

¿Estás #LocaDelCoño o qué? Comprar SOLO lo Necesario

Y listo, esto es lo que pensamos comprar para el bebé de momento. No tenemos carrito, no tenemos silla para el coche, no tenemos cuna, no tenemos habitación del bebé, no tenemos juguetes…

A nosotros todas esas cosas NO nos hacen para el momento en que llegue al mundo. Por supuesto: cada situación y familia es diferente. Con esto no quiero decir que no compres tal o cual cosa pero en este post me gustaría animarte a reflexionar sobre lo que realmente es necesario.

Y, ¿cómo saber lo que realmente me hace falta? Te voy a dar mi truco. Durante el embarazo tenemos muchos momentos de dudas, ansiedad, nervios… ¿tener que comprar según qué cosas te produce esas sensaciones? 

Entonces NO es algo necesario para el ahora mismo. Ahora mismo céntrate en comprar las cosas que te dan seguridad.

Por seguir con mi ejemplo, a mí comprar el carrito me estaba robando un tiempo y una energía que no me hacían sentir bien. Desde el principio siempre he querido portear al bebé… y un día, mirando carritos en unos grandes almacenes pensé: ¿por qué comprar un carrito que no me cabe en casa y no sé si utilizaré?

Y por último, una reflexión: ¿no es mejor esperar a conocer nuestro bebé y sus rutinas para ver lo que nos hace falta? Igual que no hay dos embarazadas iguales, ¡no hay dos bebés iguales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *