Cuando el Bebé Nace Mal: Neonatología en el Hospital Sant Pau

¿Y si el bebé nace mal? Aquí os dejo nuestra historia en neonatos del Hospital Sant Pau

Como adelantaba en el post sobre mi parto en el hospital Sant Pau, hubo un problema con el BebéPunk al nacer. Es muy duro que se lleven a tu bebé sin que puedas abrazarlo. Es duro todo lo que ocurre cuando el bebé nace mal. Pero tuvimos la suerte de contar con un equipo de neonatología que nos lo hizo más fácil. Aquí va nuestra experiencia, contada desde el ❤️

Cuando el Bebé Nace Mal: Neumotórax por Aspiración de Meconio

Justo al terminar el expulsivo descubrimos que Gael no respiraba bien. En paritorio, la información que nos dieron fue muy escueta “ha aspirado meconio”, “no respira bien”, “pero tranquilos, está bien”.

Ya habían terminado de coserme y aún no habíamos podido verle. De hecho, parecía que no nos iban a dejar. Al terminar con él vinieron a informarme de que el bebé tenía un neumotórax importante y se lo tenían que llevar.

 

No podían hacer que BebéPunk respirara lo suficientemente bien como para dejarle conmigo.

Y así, se lo querían llevar. Y yo ni lo había visto. Puse la voz más triste y la mirada de mil gatitos moribundos y pregunté:

Pero… ¿no le puedo ver ni tocar?

Hubo un silencio… se miraron entre los neonatólogos y me dijeron:

Vale, cuando le tengamos en la incubadora de transporte.

Y así tuvimos nuestros primeros diez minutos juntos. Más bien juntando nuestras manitas. Habrá quién piense que diez minutos no son nada, pero a nosotros nos bastaron dos segundos para enamorarnos.

Estaba tan enamorada que dije “ay qué guapo es y qué buen colorcito tiene”. Y me dijo la neonatóloga:

Hombre, está un poco palidito eh.

Me dieron ganas de decirle:

Señora, ¿me ha mirado a mí que soy entre color fluorescente de oficina y amarillo Simpson?  El niño tiene buen color y punto.

Bromas a parte, que se lleven a tu bebé no mola nada. Empiezas a rallarte con que no hay piel con piel, con el trauma que ha tenido al nacer, con que no te siente, con que no sabe dónde está, el estrés que tendrá… y mil historias.

¿Es duro? Sí. ¿Es triste? Sí. Pero os digo una cosa: en ese momento tienes un subidón tan brutal del parto que estás como en una nube. Vamos, yo estuve a punto de bajar de la camilla para ir a la incubadora. Creo que lo vieron y por eso me la acercaron, porque sabían que era capaz.

No tienes a tu bebé pero tu cuerpo se pone como una moto y reacciona para que lo tengas contigo cuanto antes. Y para estar al 100% cuando lo tengas contigo.

La Mañana Después

Una hora después, yo seguía recuperándome de la epidural y PapáPunk ya se fue a ver a BebéPunk. Ya le habían hecho un montón de pruebas y análisis, ¡en tan solo una hora! Y es que después comprobamos la eficacia del equipo de neonatología del hospital Sant Pau. En menos de cinco minutos están listos y preparados para recibir bebés con peores condiciones que las que tenía Gael.

Yo no tuve fuerzas para bajar esa noche a verle. Pero a las 7:45 de la mañana después ahí estábamos. PapáPunk me explicó las normas de la unidad de neonatología:

  • limpiarse bien antes de entrar
  • acceder con bata (están en la entrada de la unidad)
  • libre acceso, 24h para el padre y la madre
  • Acceso de 1 familiar + padre o madre a dos horas determinadas del día (13h y 19h) y durante un tiempo limitado.
  • utilizar el desinfectante de manos al tocar objetos dentro de la unidad y siempre antes de tocar al bebé
  • las luces se mantienen tenues casi todo el día para que los bebés puedan descansar
  • las tomas de comida son cada 3h – más adelante más detalles sobre este tema más adelante en el post.

Y entramos en ese mundo, que, para alguien como yo, que era mi primera vez ingresada en un hospital y viviendo estos problemas “graves” se me hacía frío, científico, lejano.

Pero que resultó ser una pequeña familia que nos acogió con comprensión y los brazos abiertos.

Neonatología en el Hospital Sant Pau: GRACIAS

Antes de seguir con la historia, quiero dar las gracias a todas las personas de la unidad de neonatología del Hospital Sant Pau que cuidaron a Gael. No solo los primeros días tras nacer, sino después con su segundo ingreso en la unidad. Gracias a vosotrxs la experiencia fue menos dura.

¿Cómo es el día a día dentro de una unidad de neonatología? El día comienza con el pesaje y la toma de temperatura al bebé. Lo hacen las enfermeras del turno de mañana, o puedes hacerlo tú mismo si llegas pronto.

A mediodía las doctoras suelen informar de la evolución del bebé. Las pruebas se hacen por las mañanas y de muchas de ellas, como analíticas, se tienen los resultados a mediodía.

El día va pasando entre toma y toma, lo ideal es intentar extraerse leche cuando termines las tomas. Cada familia tiene un sillón reclinable (puedes dormir allí por la noche si quieres) y puedes pedir almohadas. Además hay sillas y sillones extra si queréis estar juntos el papá y la mamá.

En solo 12 horas BebéPunk se recuperó de su neumotórax pero aún así estuvimos 5 días ingresados para ver su evolución. Digo esto para que, si estás leyendo esto porque tu bebé está en neonatos, empieces a entrenar tu paciencia. Te lo quieres llevar, eso está claro. Y créeme que los médicos quieren que te lo lleves, pero quieren que te lo lleves al 100% y no volver a verte por allí…

Por cierto, quiero añadir que en  neonatología no solo hay enfermeras y médicos para cuidar al bebé: también los hay para ayudar a lxs padres y madres. En el Hospital Sant Pau un equipo de psicólogas que pueden ayudarte. Yo por ejemplo, les pedí una consulta en nuestro segundo ingreso.

Es duro estar en neonatos. Cada día es igual al anterior pero también diferente porque puede haber cambiado algo mínimamente. Por ejemplo, para nosotros era ver que le habían quitado las gafas de oxígeno a Gael o cuando le quitaron la dichosa vía. Se aprende mucho en neonatos, pero principalmente a observar al bebé y a festejar cada pequeño hito en el camino.

Si fue duro para nosotros, que teníamos un buen pronóstico, no me imagino cómo debe ser para esos papás y mamás que saben que van a tener a sus bebés allí durante meses. Hemos conocido algunos y, mientras escribo estas líneas, aún se me caen las lágrimas pensando en ellos. En su entereza, su tranquilidad, la forma de coger a sus peques en brazos… Y siempre tenían una palabra amable para ti, se interesaban por Gael, celebraban contigo cada hito…

Pero lo ideal sería el ingreso conjunto de mamá y bebé (y si lo piensas, puedes apoyar esta petición en change.org).

¿Y qué pasa con lactancia materna cuando el bebé nace mal?

Cuando yo llegué a ver a Gael, la lactancia materna no fue una opción. Fue cogerle para hacer piel con piel y él se tiró a mi pecho e hizo un autoagarre de libro. Hoy me gusta pensar que se puso en “pause” mientras estuvimos separados, esperando para que los dos pudiéramos ese momento especial que no habíamos podido tener en el paritorio ❤️

La unidad de neonatología del Hospital Sant Pau, de hecho, intenta fomentar MUCHO la lactancia materna:

  • Tienen asesoras de lactancia y puedes solicitar una consulta con ellas.
  • Tienen extractores de doble copa para que puedas extraer al lado del bebé, después de sus tomas.
  • Tienen nevera para almacenar tu leche cuando la extraes allí o al traerla de casa.
  • Te dejan biberones de cristal para que puedas extraerte allí la leche, y también llevarlos a casa.
  • Las tomas siempre empiezan por lactancia materna. Después se pesa al bebé y se completa la toma con leche artificial (si hace falta, si no, chinpun). Aquí quiero puntualizar porque esta práctica del pesaje, según he leído en algún libro, no es al parecer la más adecuada para el tema de la lactancia, pero creo que por protocolo, se hace con niños prematuros para un mayor control. Cuando Gael ingresó por segunda vez en la unidad de neonatología (otra historia que ya os contaré en unos días) nos dejaron hacer lactancia materna exclusiva y a demanda durante el día (sí, me pasaba allí 12 horas sin moverme prácticamente) y le daban biberones a sus tomas

Pero su misión principal es que los niños salgan cuanto antes de la unidad. Para hacerlo, además de mejorar sus condiciones médicas, tienen que comer y coger peso de forma racional. 

Por eso, también se utiliza leche de fórmula si es necesario con los bebés. Por ejemplo, con Gael la usaron por las noches y para completar tomas cuando yo aún no tenía una cantidad mínima extraída de calostro para él.

¿Es posible la lactancia materna cuando el bebé nace mal?
Ahí le tenéis, ni la sonda, ni la vía, ni las gafas para respirar le impidieron engancharse a la teta y juntarse a mí bien juntito… y hasta ahora así seguimos 🙂

¿Cómo saben esas cantidades mínimas? Pues sí, las definen en base a unos criterios médicos de peso, tiempo de gestación del niño al nacer…

Así pues, hay que soltar un poco la rigidez y ser flexibles si el bebé nace mal y pensar que quizá tengamos que iniciar el camino con lactancia mixta. ¡No te agobies! No tiene por qué ser un problema para que después pases a lactancia materna exclusiva. Nosotros al salir del hospital hicimos una semana con un suplemento al día, pero enseguida yo empecé a tener leche suficiente para Gael, él empezó a mamar a tope y engordar, y no nos hizo falta más para quitar el suplemento.

Como punto negativo en cuanto al tema de lactancia, utilizan las tetinas Calma de Medela, que el marketing nos vende como las “mejores” para no interferir en el tema de la lactancia materna. Luego en el grupo de lactancia (Lactancia con Gracia) gracias a sus dos geniales asesores, he aprendido que en realidad es de las tetinas más rápidas… o sea que no es lo más similar al pecho :/

3 Replies to “Cuando el Bebé Nace Mal: Neonatología en el Hospital Sant Pau

    1. Bueno, es que cada mamá, cada parto y cada momento es diferente… Yo estaba como en una nube, en una especie de irrealidad. Pero cuando le ingresaron por segunda vez, ahí sí que fue una caída en picado. También luego he pensado mucho en cada minuto de esa primera separación. Por qué hice esto y no aquello… En fin, que antes o después, es algo duro que asimilar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *